Lista de habilidades de bádminton

El bádminton es un deporte amistoso y relativamente fácil de aprender si quieres coger la raqueta y participar en la diversión. Las habilidades básicas, como el agarre, el juego de pies y la postura, pueden aprenderse rápidamente, pero llevará algún tiempo dominarlas. Mientras tanto, las habilidades más avanzadas, como la anticipación, la percepción y el ritmo, se desarrollan con años de experiencia. Tanto si quieres divertirte con tus amigos como si quieres convertirte en un jugador de bádminton de competición, echa un vistazo a esta lista de habilidades antes de empezar.

 

Sujetar la raqueta

Esta habilidad parece sencilla, pero no debe pasarse por alto. Sujetar la raqueta de forma adecuada es una habilidad que todo jugador de bádminton debe conocer. La dirección en la que se golpea el volante depende de la forma en la que el jugador sostiene su raqueta. Si un jugador sujeta la raqueta de forma incorrecta, no podrá controlar la dirección en la que envía el volante. Sostener la raqueta correctamente es similar a un apretón de manos firme. La raqueta no debe sujetarse con demasiada fuerza, porque eso eliminará toda la flexibilidad de la muñeca, pero tampoco debe sujetarse con demasiada soltura. Los buenos jugadores de bádminton presionan suavemente el pulgar contra la superficie más ancha de la empuñadura y sostienen la raqueta con el resto de la mano.

 

Empuñadura de la raqueta

Conocer la empuñadura de derecha y de revés es una habilidad esencial para los jugadores de bádminton. Los jugadores deben dominar ambas empuñaduras porque son los elementos básicos para aprender a realizar todos los golpes del bádminton. En la empuñadura de derecha, el dedo índice controla la raqueta durante el golpe. Por su parte, el pulgar controla la raqueta cuando se utiliza la empuñadura de revés.

 

El servicio

Saber sacar bien es vital para que los jugadores puedan ganar el peloteo y ganar puntos. Conocer los diferentes tipos de saque es la mejor manera de evitar que el rival realice un golpe de ataque. Los buenos saques deben poner al oponente en una posición defensiva más que en una posición ofensiva. Por ejemplo, el saque de bádminton alto se utiliza para hacer retroceder al adversario golpeando el volante cerca de la parte trasera de la pista. Por su parte, el saque de bádminton bajo puede utilizarse para desplazar al adversario hacia delante y obligarle a colocarse bajo el volante y realizar una jugada defensiva. El saque rápido se utiliza para engañar al adversario haciéndole creer que va a realizar un saque bajo.

 

Golpes

Además de conocer los diferentes tipos de saque, los jugadores de bádminton deben ser capaces de realizar los cuatro golpes básicos. El golpe de derecha por encima de la cabeza es el más común, seguido del golpe de revés por encima de la cabeza. El golpe de antebrazo y el golpe de revés por debajo del brazo se utilizan para defenderse de las dejadas del adversario. Además de estos cuatro golpes básicos, hay otros más avanzados, como las dejadas, los smash, los drives, los bloqueos, los despejes y los liftados.

 

Coordinación mano-ojo

Por supuesto, ser capaz de realizar estos golpes y conectar la raqueta con el volante depende de la coordinación mano-ojo. Los jugadores de bádminton mejoran su coordinación mano-ojo con el tiempo y a través de la práctica continua. Además de practicar el deporte en sí, los jugadores de bádminton pueden desarrollar su coordinación óculo-manual mediante ejercicios de entrenamiento como los malabares, el juego de la pelota y el ejercicio de la vista.

 

Tiempo y ritmo

Estas habilidades se desarrollan con el tiempo, pero es importante poseerlas. Los mejores jugadores de bádminton del mundo cubren la pista con facilidad y hacen que cada golpe parezca sin esfuerzo. Esto se debe a que han afinado y perfeccionado su ritmo y sincronización a través de años de práctica. Adquirir un ritmo natural con el tiempo es la clave para desarrollar un buen juego de pies y jugar con consistencia. Tener un buen ritmo permite a los jugadores posicionarse para golpear el volante en el momento adecuado.

 

Percepción y anticipación

Al igual que el ritmo y la sincronización, estas habilidades se desarrollan con el tiempo y normalmente las poseen los jugadores de bádminton más avanzados. Los jugadores con una buena percepción son capaces de observar dónde está su oponente en relación con el resto de la pista y ajustar su estilo de juego en consecuencia. También pueden notar si su oponente está jadeando o se está cansando. En cuanto a la anticipación, esta habilidad permite a los jugadores leer el siguiente movimiento de sus oponentes y cambiar su postura para prepararse para el siguiente golpe. La anticipación es muy valiosa porque puede permitir a los jugadores ganar la ventaja en un partido muy disputado.

 

Habilidades de juego de pies

El éxito de un jugador de bádminton depende de su velocidad, y la velocidad se reduce al juego de pies. Por ello, un buen juego de pies es un elemento crucial del bádminton y ayudará a los jugadores a controlar su lado de la pista y a ahorrar tiempo y energía en el proceso. Saber moverse con eficacia por la pista permite a los jugadores devolver todos los golpes de sus adversarios. Hay seis elementos básicos del juego de pies que todo jugador de bádminton debe dominar.

  • Desplazamiento desde el lado de la red de la derecha
  • Desplazamiento desde el lado del revés de la red
  • Cubrir la mitad de la pista de derecha
  • Cubrir el centro de la pista de revés
  • Desplazamiento hacia el fondo de la pista de derecha
  • Desplazamiento hacia la pista trasera de revés

Posturas

Postura: La postura en el bádminton es crucial para que los jugadores puedan recuperar los golpes del adversario. Hay tres posturas que se utilizan en determinadas situaciones en un partido de bádminton.

La postura de ataque se utiliza contra los golpes liftados y smash. Esta postura requiere que el jugador se coloque detrás del volante, gire su cuerpo hacia la pista lateral, levante ambos brazos y transfiera todo su peso a la pierna de la raqueta.

La postura defensiva se utiliza para ejecutar golpes claros altos y saques altos. Para adoptar una postura defensiva, el jugador debe abrir ampliamente las piernas, doblar ligeramente las rodillas, ser flexible con la parte superior del cuerpo y levantar ambos brazos para defenderse del golpe entrante.

La postura de red permite a los jugadores conectar con el volante en su punto más alto cuando están de pie en la red. Esta postura requiere que el jugador coloque su pie de raqueta hacia adelante y su pie no de raqueta hacia atrás. El jugador debe mantener su raqueta delante de su cuerpo justo por encima de la altura de la cintura.