¿Qué es el Bump and Run en el golf?

Un bump and run es un término de golf para un tipo específico de golpe. El bump and run se considera un tipo de golpe de chip que no es jugado muy a menudo por la mayoría de los golfistas.

Al golpear un bump and run, el objetivo es mantener la bola muy baja golpeándola como un «bump» y dejando que la bola «corra» hacia el green y cerca del hoyo. Este tipo de golpe podría ser una alternativa útil para los golfistas que no se sienten cómodos con los golpes cortos habituales, ya que hay mucho menos movimiento con el palo y el cuerpo. Al golpear un bump and run, el palo del golfista sólo debe llegar a la altura de la rodilla en el backswing y tener un seguimiento corto tras el contacto firme con la bola.

Cuándo utilizar el bump and run

El bump and run normalmente sólo se golpea alrededor del lado del green o en la calle cerca del green. Golpear la bola en la calle puede ser difícil porque necesitas un espacio libre delante de ti para que la bola pueda rodar por el green sin interrupciones. Este golpe es útil en la zona del green porque es una buena alternativa a los golpes flop y a los chips normales, ya que es mucho más fácil controlar la velocidad del palo. Un bump and run también puede utilizarse si te encuentras en el bosque y necesitas mantener tu bola por debajo de las ramas de los árboles.

Bump and Run Club

Al golpear un bump and run, a la mayoría de los golfistas les gusta utilizar hierros de corto alcance como los hierros siete u ocho y ocasionalmente un pitching wedge. Estos palos son ideales porque el loft de los palos mantiene la bola lo suficientemente baja como para controlar la velocidad y maniobrar los obstáculos, pero lo suficientemente alta como para poder controlar dónde aterriza. Algunos golfistas utilizan una madera tres cuando están muy cerca del green, pero es un golpe difícil de aprender y rara vez se utiliza.

Bump and Run vs Chip Shot

El bump and run se utiliza en situaciones similares al chip shot, pero cada uno de ellos tiene características únicas que lo hacen favorable. Por ejemplo, cuando te enfrentas a un green grande con amplio espacio antes del hoyo, puede ser ventajoso golpear un bump and run para que la bola ruede hacia el hoyo como un putt. Por el contrario, si no tiene tanto green para trabajar, un chip puede ser el camino a seguir.