Pesajes de boxeo

El boxeo y los deportes de combate profesionales en general, emparejan a los contendientes en función de su peso. Antes del combate, los contendientes se suben a una báscula, a veces quitándose toda la ropa, para afirmar que están por debajo del peso máximo permitido para su categoría de peso concreta.

Estructura del pesaje

El pesaje en sí mismo es un espectáculo digno de ver en el boxeo profesional. Forma parte del ritual del boxeo e incluso los pesos pesados, que no tienen límite de peso, participan en esta práctica. El pesaje en sí consiste en que los dos boxeadores que compiten entran en una sala con una báscula en el centro el día antes de la pelea y se pesan. Los púgiles suelen estar acompañados por su séquito, así como por una multitud de medios de comunicación, paparazzi y el personal oficial de pesaje. Algunos de los boxeadores más atrevidos y descarados aprovechan la oportunidad para insultar a su oponente. Al final, ambos boxeadores suelen ponerse cara a cara con el puño en alto antes de volver a su rutina previa al combate.

 

Situaciones especiales de pesaje

Hay algunas situaciones en las que se modifica la estructura del pesaje. Un ejemplo de esto es en el caso de un torneo. En los torneos de boxeo de varios días se realizan pesajes generales y diarios. El pesaje general se realiza al principio del torneo y se aplican los límites de peso superior e inferior, pero en los pesajes diarios sólo se aplica el límite superior. En caso de que un boxeador no logre alcanzar el peso en el pesaje general, podrá ser reasignado a otra categoría de peso si hay espacio en el cuadro. Sin embargo, no llegar a un pesaje diario supondrá la descalificación inmediata.

Otras organizaciones, como la IBO, también pueden aplicar reglas extrañas al peso, restringiendo la diferencia entre los pesos de dos boxeadores. Por ejemplo, si dos boxeadores se consideran pesos medios (límite de peso 160 libras) la diferencia entre el peso de los dos boxeadores no puede ser de más de diez libras.

Scroll to Top