Descifrando el Código Mickelson: Los 2 Secretos para Dominar Golpes Cortos (Menos de 100 Yardas)

Phil Mickelson, mago zurdo del green y ganador de seis campeonatos Major, no solo hipnotiza con su talento. También comparte generosamente sus conocimientos. Hoy, revelaremos sus “2 claves” para conquistar golpes cortos, esas distancias engañosas bajo las 100 yardas que pueden ser nuestra salvación o perdición.

Pero olvídate de fórmulas mágicas. Mickelson nos invita a un viaje de autodescubrimiento, donde tú eres el protagonista. Ponte cómodo, agarra tu palo favorito (¡imagínate a Phil guiándote!) y adéntrate en este juego mental para descifrar los códigos del maestro.

Clave 1: La Magia del Retroceso (“¿Cuánto hacia atrás?”)

Imagina a Mickelson con esa sonrisa pícara. Si respondes “depende”, ¡vas por buen camino! La clave está en entender que no existe una única respuesta, sino un abanico de posibilidades.

El retroceso, o distancia entre tú y la bola, determina la trayectoria y potencia del golpe. Un retroceso más largo genera un swing completo, ideal para distancias mayores. Pero cuando nos acercamos a las 100 yardas, menos es más.

Mickelson recomienda acortar gradualmente el retroceso conforme la distancia disminuye. Esto te permite controlar la velocidad del swing y, por ende, la potencia del impacto. Recuerda, aquí no buscamos pegarle fuerte, sino con suavidad y precisión.

Pero ojo, acortar no significa encogerse. Mantén una postura relajada y estable, con las rodillas ligeramente flexionadas y el peso distribuido equitativamente. Piensa en balance y control, no en rigidez.

Clave 2: Domando la Energía (“¿Cuánta energía le imprimes?”)

Ahora, imagina a Mickelson moviendo la cabeza con picardía. Te dice: “Muy bien, ya controlas el retroceso. Ahora, hablemos de energía”.

En un golpe completo, la aceleración del swing es constante. Pero en distancias cortas, eso es un arma de doble filo. Necesitamos desacelerar en el impacto para generar un golpe suave y evitar que la bola salga disparada.

Aquí entra en juego la segunda clave: gestionar la energía del swing. Mickelson propone acelerar gradualmente al inicio, alcanzar un punto máximo de velocidad ligeramente inferior al de un golpe completo, y luego desacelerar suavemente hacia el impacto.

Visualiza una ola: sube con fuerza, alcanza su cresta y luego desciende con delicadeza. Ese es el movimiento ideal para tus golpes cortos.

Pero recuerda, la energía no solo depende de la velocidad del swing. También la influyen factores como el grip (más fuerte para más control) y la elección del palo (un hierro corto transmite menos energía que un hierro largo). Experimenta y encuentra la combinación que te dé la sensación de control y distancia adecuadas.

Más allá de las Claves: El Toque Phil Mickelson

Las claves de Mickelson son un excelente punto de partida, pero recuerda que el golf es un juego de matices. No hay soluciones únicas, sino adaptaciones constantes al terreno, las condiciones y, sobre todo, tu propio estilo.

Desarrolla tu intuición. Lee el terreno, siente la brisa, observa el comportamiento de la bola. Cada golpe es una historia única, y tú eres el autor.

Por último, recuerda que el golf es un viaje, no un destino. Disfruta del proceso, celebra los éxitos y aprende de los errores. Con dedicación, práctica y un toque del estilo Mickelson, dominarás cualquier distancia y te acercarás cada vez más al green.

Ahora, sal ahí fuera, agarra tu palo, siente la hierba bajo tus pies y comienza a descifrar tu propio código Mickelson. ¡Buen juego!

Scroll to Top